jueves, 10 de diciembre de 2009

LA NEGACIÓN DEL YO

*
No responde la voz
cuando el espejo canta
el gesto esquivo
de la palabra inversa
que se torna silencio en la mirada.
No responde la voz sino que calla.

Se perfila el reflejo con claridad tan cierta
que apenas se percibe de su engaño
aquel cuyo dibujo es la mentira,
la cualidad del cero que busca su soberbia,
la invención luminosa
de una luz que no existe
sino en el pensamiento del cristal.

No responde la voz,
no hay ni susurros
para calmar la inmóvil disipación
del tacto congelado,
no responde la voz.
Solo un mutismo emana
del paralelo exilio
de un mundo inalcanzable.
Solo una mueca extraña,
equidistante,
un repetirse en ecos
del instante que surge
de la ilusión fugaz
que nos acoge.

Solos,
estamos solos,
nos enfrentamos solos
a la caricatura
de lo que no ha de ser.

Y en nuestra soledad
no hay sintonía,
no hay recuerdos ni olvido,
no hay palabras,
una burla quizás,
la inexpresiva burla
que nos hace una boca
que parece ser nuestra
mas que solo es
la exigua proyección de la nada.




Julián Borao

No hay comentarios: